Publicado el

LA ACUICULTURA NO ES PESCA, ES INDUSTRIA, Y NADA TIENE QUE VER UNA COSA CON LA OTRA

.
Antes que nada felicitar a David Pavón, Presidente de la Federación de Cofradías de Canarias por haber sido elegido Presidente del Comité Ejecutivo del Consejo Consultivo de las Regiones Ultra Periféricas, un Comité en el que se pueden y se deben decidir temas de vital importancia para la pesca en Canarias, como digo felicitar a su presidente y desearles los mejores éxitos a él y a su equipo, ya que en su éxito estriba también el éxito de los pescadores canarios y sus problemas.


Por otra parte no entiendo como se puede mezclar la acuicultura con la pesca, por donde quiera que se mire, la acuicultura nada tiene que ver con la pesca, es más, la acuicultura si le preguntamos a los pescadores todos dirán que es de los mayores elementos y más dañino para el sector, ya que donde se ponen las jaulas de producción los fondos marinos sufren un enorme deterioro, en expresión de los pescadores » esos fondos quedan como un desierto sin vida ninguna » por eso entiendo que desde las administraciones y desde la política, se debería diferenciar muy bien la pesca de la acuicultura.


Creo que es un gran error meter en el mismo saco a la pesca artesanal y a la industria de la producción de pescado en jaulas, y repito nada tiene que ver una cosa con la otra, y puede que hasta se esté cometiendo un gran fraude hacia los consumidores, aunque las dos sea pescado el producto final. Pero sin confundir, no es lo mismo la calidad de la pesca salvaje, libre, y alimentándose de los productos de la mar, que un pescado alimentado en cautividad y alimentándose de piensos y tratados con antibióticos, nada que ver un producto que el otro, por consiguiente meterlos en el mismo saco no es bueno para el sector profesional pesquero.

Como tampoco es nada bueno que las jaulas de acuicultura se les permita estar encima de sebadales y que terminen estos desapareciendo, ya que como dicen los pescadores profesionales, estos lugares de los fondos marinos son la guarderías de los alevines y si destruimos las guarderias estamos dando un paso más para destruir la pesca sostenible que hacen mejor que nadie, los pescadores artesanales profesionales.


Cuando empecé este artículo sabía que no iba a gustar a los que viven de ese tipo de industria en primer lugar, y a los que han estudiado en las universidades y ahora trabajan en las empresas dedicadas a la acuicultura, pero en la mar hay mucho trabajo al margen de la acuicultura para estos especialistas y profesionales. Pero queda claro que ni en color, ni en sabor, ni en calidad, pueden decir los empresarios industriales de la acuicultura que son iguales a lo que pescan en aguas libres y salvajes los profesionales de toda la vida. Eso es y será así y decir otra cosa sería un fraude para los consumidores.


Fernando Alemán.