Publicado el

LA ALIMENTACIÓN DEPENDIENDO COMO, ES SALUD.

Ayer, 16 de octubre, se celebra en todo el mundo el Día Mundial de la Alimentación.

Una celebración mas, que a la mayoría de los habitantes del llamado primer mundo no les dice nada o al menos no ha sido una noticia que que haya acaparado las portadas de los medios de comunicación, es evidente que si no estás en los medios no existes, precisamente en una época como esta, en la que estamos inmerso en un crisis para nada esperada y que además científicamente desconocida, y por consiguiente como todo lo desconocido si que nadie tenga claro el como y el cuando se saldrá de ella.

El COVID-19 lo que si ha demostrado es su enorme poderío destructivo, en especial en las grandes ciudades y en los países que han pensado más en la economía que en marcarle la pauta al virus, EL COVID-19 ha sido capaz y lo sigue siendo un elemento letal que lo puede arrasar todo, de hecho muchos países, sobre todo aquellos que han sido Benévolos y no han sido capaces de poner y mantener medidas estrictas para mantenerlo a raya con lo que han recomendado los especialista sanitarios, el error de anteponer la economía a la sanidad, han visto como al final ni una cosa ni la otra, ni la sanidad ni la economía. Uno espera que los gobernantes se den cuanta algún día que sin salud no hay economía, y que lo que ahora no se haga, en un futuro no muy lejano puede ser una catástrofe sin precedentes para para la economía de la mayoría de los mortales.

Pero hablando de la alimentación, hemos visto a lo largo de esta pandemia, como crecen cada cada vez más las colas ante los bancos de alimentos que cada vez se encuentran más desbordados para poder ayudar precisamente a los que peor lo están pasando en esta crisis, que a decir verdad son siempre lo mismos, más los que las condiciones les ha venido de mal en peor y al final hay que acercarse a la cola del hambre. Pero esas colas ante los bancos de alimentos, se ven en todas las grandes ciudades de todos los países, lo que demuestra el grado de vulnaviridad que ha supuesto para el ser humano, el abandono de las zonas rurales por la población. Un abandono de los territorios y por consiguiente de los cultivos, eso sucede en Europa y en todos los continentes, con un agravante muy importante para todos los habitantes del planeta, y es que desde hace tiempo que se empieza a ver que parte de esos terrenos, sobre todo los mejores, terminan en manos de la gran empresa o de los fondos de inversión bien llamados buitres.

Pero no queda ahí la cosa, las políticas ultraliberales que se han ido imponiendo en los últimos años por parte de los gobiernos ultra conservadores, han dado como resultado algo que la ciudadanía debería no solamente saber, también tendría que reflexionar sobre ello.

Toda la cadena alimentaria y su trazabilidad, ya no depende del pequeño y mediano agricultor, ni de la agricultura familiar, depende de las grandes cadenas de la alimentación y de los grandes empresarios o latifundistas que son los que les sirven a esas grandes cadenas, que por otra parte se siente muy reacias a comprar a los pequeños e incluso a las cooperativas de pequeños agricultores, con lo cual la alimentación pasa a ser un poder más contra la ciudadanía. Con las grandes cadenas se ha desarrollado en Europa uno de los peligros más grandes para el consumidor, no solamente estamos perdiendo la soberanía alimentaria, al mismo ritmo de esa pérdida se une otra de igual o mayor peligro, la de la seguridad alimentaria, esta última la estamos perdiendo a igual o mayor ritmo que la soberanía, la imposición que se está haciendo en los acuerdos con terceros países, en los que la agricultura es moneda de cambio, y los únicos que salen como siempre ganando son los dueños de las grandes corporaciones.

Por eso es muy necesario que los ciudadanos entiendan lo que supone para su salud la compra de productos de cercanías, la vuelta a la compra de los productos de la tierra, el potenciar las compras en las tiendas de pueblo, lo que está en juego es mucho e importante.

Estamos hablando de la calidad de vida que aporta una buena alimentación, y esa calidad supone menos enfermedades para los que estamos ahora y para los que vienen detrás. Qué no nos obliguen a comer lo que ellos quieren, ya sabemos lo dañino que son los productos ultra cocinados, es hora de dar otro paso en las frutas, verduras y hortalizas, y mirar bien la trazabilidad, de donde vienen, con la firme decisión que lo cercano, no sólo es lo más fresco, también es lo más sano, y por otra parte estamos entre todos con esas decisiones un gran trabajo contra el cambio climático, y a todo eso lo podríamos llamar solidaridad con el planeta y por consiguiente con nosotros mismos. Y que no se nos olvide, comer sano es la mejor fuente de salud, y eso sólo es posible consumiendo productos de cercanías.

Fernando Alemán

¿QUIERES RECIBIR NUESTRAS NOTICIAS?

Procesando…
¡Lo lograste! Ya estás en la lista.

LA NUEVA NORMALIDAD DEBERÍA TRAER UN CAMBIO DE MENTALIDAD EN EL CONSUMO.

Vuelve el Estado de Alarma y es evidente que todos debemos de ser conscientes de lo que eso debe suponer en cuanto a los modos de vida de cada uno y de su conjunto familiar. Queda claro que el consumo es lo que más se va a resentir, el consumo de lo no necesario, de lo que podemos prescindir para vivir. Y aún sintiéndolo mucho tenemos que ser conscientes que muchos comercios minoristas se van a resentir cuando no a cerrar, las superofertas o exceso de ellas es algo que existe y que se nota

CUANDO SE CIERRA LA CASA DE LOS ABUELOS

Uno de los momentos más tristes de nuestras vidas llega cuando se cierra para siempre la puerta de la casa de los abuelos , y es que, al cerrarse esa puerta, damos por finalizados los encuentros con todos los miembros de la familia, que en ocasiones especiales cuando se juntan, enaltecen los apellidos, como si […]

Vanoostende entiende que la aplicación de la PAC debe reflejar las condiciones específicas de Canarias

La consejera de Agricultura, Ganadería y Pesca del Gobierno de Canarias, Alicia Vanoostende, ha manifestado “la necesidad de que la aplicación de la nueva Política Agraria Común (PAC) refleje las condiciones específicas de Canarias y tenga en cuenta los aspectos ambientales, agrarios y económicos de un territorio fragmentado con características diferenciadas respecto a la Europa […]