Publicado el Deja un comentario

LA INUTILIDAD POLÍTICA CON EL SECTOR PRIMARIO.

Fernando Aleman.

Adan Carrilero.

Demasiadas veces hemos escuchado estas palabras  » LA SOBERANÍA ALIMENTARIA » La economía circular, compra local, producto de cercanía, apoyo a la agricultura familiar y otras más con las que que se llenan la boca políticos, funcionarios y organizaciones agrarias, ninguno de ellos se escapa de ser culpable del genocidio que está sucediendo en el sector en estos momentos, incluso en estos momentos prometen cosas que no van a cumplir y hacen campañas para colgarse medallas de cara a la ciudadanía, pero que en el sector quedan como auténticos mentirosos

Ellos, y solo ellos, son los culpables de dar el mango de la sartén y la sartén, a la gran superficie para alimentar a la ciudadanía en estos momentos tan difíciles, por que ellos han sido los culpables y los vuelvo a señalar sin tapujos de  cerrar la cadena de venta directa, un claro ejemplo lo vemos en los mercados de agricultores, de cómo han sido cerrados sin pudor y sin buscar una solución para que sigan funcionando, tan necesarios para el tejido de la agricultura familiar.

¿ Alguien le puede explicar al sector, que diferencia hay entre la venta en una gran superficie o la venta en un mercado de agricultores en un recinto cerrado?

 ¿O cómo es posible que en una parte de una comunidad autónoma se permita los mercados del agricultor y en la otra parte no ? el ejemplo en las Islas Canarias, en Tenerife y La Palma sí y en Gran Canaria no, en unos municipios de La Palma sí, y en otros de signo contrario al gobierno no. Pero en las España peninsular, todos cerrados. ¿Dónde está la diferencia ?  ¿Unos son hijos de dios y los otros no ? no existe ninguna diferencia si se toman las medidas sanitarias adecuadas.

Pero esto no les importa a esta gente si se les puede decir así.

Lo único que les importa es que no se quejen las grandes superficies y estas sigan ganando dinero.un dinero que se sigue robando ahora mismo a un sector tan necesario, sí robando, ¿ Como lo hacen ? presionando los precios a la baja al agricultor, ganadero o pescador, trayendo productos de terceros países más baratos pero también de peor calidad y con menos seguridad para la ciudadanía. Para luego decirle al sector que no hay venta, que se han cerrado hoteles , comedores escolares, bares, restauración y que no hay venta.

Eso es una gran mentira y para que los gobernantes lo vean claro, solo tienen que darse una vuelta por esas grandes superficies y mirar los lineales de los producto y su procedencia, y sus precios claro está, mientras los precios en la gran superficie han subido entre un 15 y un 20% al que los produce se los han bajado. Esa gran mentira de la gran superficie, la procedencia de los productos frescos  y sus precios, porque los precios como decimos los han subido un 20% desde que empezó la pandemia,un claro ejemplo lo tenemos en las patatas que ahora están a 1,30 el kilo o el cordero que también ha subido otro 15% poniéndose a 12 euros el kilo,mientras tanto el agricultor recibe por sus patatas que están cayendo sus precios como si fuera un plomo, situándose a menos de 0,15e el kilo y los ganaderos cobran por los  corderos a 3,30e el kilo.

La segunda mentira de la gran superficie y la más dolorosa para el sector es decir que el sector hostelero y la ciudadanía siempre van a comprar producto  fresco a la gran superficie, esta mentira no tiene ni pies ni cabeza, sencillamente por que la gran restauración siempre ha ido a comprar directo a productor, porque  ellos lo tienen bien claro, el que de verdad tiene el producto más fresco y de mejor calidad, ni en sueños tendrán las grandes superficies, trayendo el producto según ellos” fresco”  desde miles de kilómetros.

¿Se puede decir que un producto es fresco cuando se tira 20 días dentro de un barco para traerlo desde el otro lado del mundo?

Esto el consumidor lo sabe demasiado muy bien, y si se le da la oportunidad van a estos mercados de cercanía, sencillamente por que en los mercados de agricultores están bien surtidos de productos frescos, de calidad y cercanía,pero por desgracia al político o funcionario le interesa más servir como un esclavo a la gran superficie que de verdad apoyar a la agricultura familiar,por que está la que está sufriendo las consecuencias del cierre de sus canales.

Lo más irritante para el sector, es ver como  los ayuntamientos llaman a los pobres agricultores que llevan semanas manifestándose por un precio justo, para desinfectar sus calles por la noche, ahora les toca producir de dia perdiendo dinero y de noche mientras la ciudadanía duerme desinfectar las calles contra el covid-19, por que el sector tiene un corazón de oro, no olvidemos que ellos son los que tienen la maquinaria necesaria para desinfectar las calles españolas y no las empresas de los amiguetes políticos y demás chanchullos que hoy en día estamos viendo.

Todo eso están haciendo los agricultores, por contra los políticos no encuentran un puñetero hueco para que estos puedan vender la producción local en las mejores condiciones sanitarias, pero hacemos desde la política para que la ciudadanía vea lo buenos que son y lo bien que lo hacen publicidad para ese consumo, y nos pregunta la ciudadanía, ¿ Dónde los podemos comprar ? y claro la respuesta es el silencio o darle los nº de los teléfonos de los políticos y que se lo pregunten, y me gustaría saber que les contestan si eso sucediera.

Deja un comentario