Publicado el Deja un comentario

O SE TOMAN DECISIONES AHORA, O MAÑANA SERÁ TARDE.

Fernando Aleman.

Adan carrilero.

Parece y sin echar las campanas al vuelo, dentro de poco podemos abrir la puerta de la calle y salir a tomar el aire y el sol, ver a los amigos y amigas, y no sabemos aun si se pueden dar besos y abrazos, pero todo llegará, quizás no de la misma forma, pero seguro recuperaremos la libertad y con claridad sabremos apreciarla mucho mejor, si somos capaces de el valor de la misma. Por eso en lo que nos queda de confinamiento bueno sería que reflexionásemos sobre la libertad y el compromiso que supone ejercerla. Un compromiso que requiere de mucha humildad pero también de responsabilidad. Seguir siendo libres entre otras cosas es seguir apostando por la solidaridad, por descubrir que los demás forman parte del nosotros, que no podemos mirar el mundo como un yo, que la pandemia nos ha afectado a todos de distinta forma y con mayor o menor virulencia, que se nos han marchado a casi todos algún conocido, algún ser querido, y que no hemos podido hacer, sobre todo hacer algo solos.

Hemos necesitado del conjunto de la sociedad, de todos los servicios, desde los sanitarios hasta el último ricón de profesiones que nunca antes les habíamos dado la importancia y el valor que de verdad se tenía al respecto, esta sociedad no camina sola, todos hacemos falta para que funcione con precisión solidaria, pero además esta crisis también nos está diciendo lo que no debemos hacer, no podemos destruir lo público para ponerlo en manos privadas, no podemos ni debemos dejar que la sanidad pública pierda los elementos más eficaces por recortar en ella, y eso lo hemos visto con claridad meridiana, apostar por lo público es un deber de toda la clase política, sea del signo que sea, los pilares de nuestra salud está en la sanidad pública y unirvesal, sólo hay que mirar hacia los países donde la salud hay que pagarla cuando se recibe, un país tan poderoso como los EE.UU, vemos el desastre asistencial que está suponiendo el no tener un sistema sanitario público y con músculo para que todos sus habitantes se sientan protegidos.

Pero si miramos a los países de nuestra América Latina, veremos como la muerte arrasa en Brasil, Ecuador, Colombia, Perú, y en casi todo el cono sur, los gobierno que precisamente más han seguido los consejos de el presidente Trump, son precisamente los que peores resultado están teniendo en la lucha contra el COVID-19, lo de Ecuador es un auténtico infierno, por no saber, no se bae ni las muertes, o en Brasil y sus fosas comunes, o la respuesta de de su presidente Bolsonaro a la pregunta de cuantos muertos hay en el país por el COViD-19, » Acaso yo soy sepulturero » todo eso por apostar solo por lo privado.

Hemos hablado de la sanidad como tema emblemático, pero también tenemos otro tema igual de emblemático, EL SECTOR PRIMARIO, un sector que se es fuerte y también musculoso en todo país que se precie, es capaz de alimentar a toda su población, y que como la sanidad, no podemos dejarlo en manos de las grandes empresas para las que es un negocio más la alimentación, y no un servicio de vital importancia del que no se puede dejar en maños de unos pocos, el potenciar el sector primario es en el caso de España, el potenciar una forma de vida y una forma de alimentación buena sana y segura, pero también el mantener el medio natural y hacerle frente al cambio climático, ese que nos llega más deprisa de lo que creemos. El potenciar la agricultura de lo local, de lo cercano, de lo nacional, en estos momentos de crisis, es dar de comer con seguridad a la población, pero también un fuente extraordinaria de crear empleo, evidentemente un empleo de calidad, y para eso el pequeño y mediano agricultor, y la agricultura familiar no puede depender como hasta ahora de vender su producto por debajo de costos de producción. Tiene que mantener un nivel de vida como en cualquier otra actividad. No deberían ser precios justos, la justicia no es la misma para todos, por eso tendrían que ser precios de referencia, no de libre mercado, la comida ha quedado demostrado con esta crisis que no puede estar dentro de los parámetros del libre mercado, ni a expensas de lo que digan los intermediarios y la gran superficie. Cada producto que sale de la tierra, de la ganadería, de la pesca artesanal, o de cualquier modalidad dentro del sector primario tiene unos costos, y tiene que tener una ganancia, de lo contrario en un futuro no muy lejano, la alimentación pasaría a ser un negocio del todo especulativo, y eso sería el mayor de los peligros para la ciudadanía, el hambre podría ser un acompañamiento forzoso del ser humano, y la agricultura dejaría de ser digna y pasaría a ser indigna.

Es el momento de mirar el futuro del sector primario no como un problema y sí como una solución, el sector lo desea, y lo pide desde hace mucho tiempo, las soluciones que se pueden tomar si se deja al margen las presiones de los grandes lobbys, son de lo más sencillo siempre que se apueste por ello, que es lo mismo que apostar por la lucha por el cambio climático, por una ecología real y no de salón, la palabra la tiene la clase política en general, es una implicación de todos y para todos, no en vano, sin sector primario poco se puede hacer,sin comer con calidad y seguridad nadie puede dar un solo paso.

Por eso, bueno es que se empiece a programar el futuro del sector para no cometer los mismos errores que hasta ahora se están cometiendo, y por cierto, las soluciones no las tienen los economistas en los despachos, ni las organizaciones agrarias que ni se les bota ni se les ve en esta crisis salvo para hacerse alguna foto para que se vea lo caritativos que son. Las soluciones están en el campo , en los agricultores y sus quejas, pero una cosa si que tienen claro, que la soberanía alimentaria sale de la tierra y no de los despachos.

En Canarias, o se toman decisiones ahora o dependeremos siempre de la comida que nos entre por los puertos.

Mucho tiene que decir y decidir el Parlamento Canario, las propuestas tienen que llegar allí y salir de allí, se tendrán que luchar mucho en Madrid y en Bruselas, pero queda claro que mucho tiene que cambiar la legislación canaria y la europea con respecto a Canarias, empezando por el reparto del POSEI, lo que viene para el sector primario que se quede en el y no en otros sectores, tal vez ese tendría que ser el primer cambio.

Y en el territorio peninsular lo mismo, no es posible que los campos de golf se beneficien de la PAC cuando para nada se dedican a la producción dentro del sector primario. Pero mientras todo eso se va dando, sigamos consumiendo, local, cercanías o nacional y todo hace pensar que pronto saldremos del confinamiento, pero mientras sigamos el consejo sanitario y «QUEDÉMONOS EN CASA «

Procesando…
¡Lo lograste! Ya estás en la lista.

EL CUENTO DE LAS NARANJAS ESPAÑOLAS

Erase una vez un supermercado  español, cuyo nombre pueden denunciarme sí lo pongo, en que la sección de frutas y verduras tenía carteles donde se mostraba unas naranjas dentro de unas manos manchadas de tierra junto a un texto que decía “comprometidos con los productores nacionales” o “directamente del campo ”. Habían puesto también un […]

LA ACUICULTURA NO ES PESCA, ES INDUSTRIA, Y NADA TIENE QUE VER UNA COSA CON LA OTRA

.Antes que nada felicitar a David Pavón, Presidente de la Federación de Cofradías de Canarias por haber sido elegido Presidente del Comité Ejecutivo del Consejo Consultivo de las Regiones Ultra Periféricas, un Comité en el que se pueden y se deben decidir temas de vital importancia para la pesca en Canarias, como digo felicitar a […]

F.N.A.I SE PREPARA PARA CREAR UN INSECTARIO PARA SUS SOCIOS

Las Asociación de agricultores de Moncofar, La Asociación de Agricultores Independientes de Vila real, La Asociación de Agricultores de Nules y La Asociación de la Clementina fina de Vilavella , integradas en F.N.A.I, han visitado esta semana, el insectario del Servicio de Protección Vegetal del Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias de Almassora, con el propósito […]

Deja un comentario