Publicado el

QUE LA RAZÓN NOS TRAIGA UNA NUEVA NORMALIDAD, O ES MUY PROBABLE QUE LA SIN RAZÓN NOS HAGA PERDER LA ESPERANZA.

Si nos atenemos a los datos que nos van llegando sobre la acaparación de las vacunas por los países ricos, creo que vamos a tener pandemia para rato. Esos datos a los que nos referimos son escalofriantes, ya que el 14% de la población acapara el más del 50% de las vacunas, es 14% son los países ricos. Digamos que el negocio está servido, a pesar de que las investigaciones se han hecho en gran parte con aportaciones de dinero público, al haber adelantado el pago de millones de vacunas.


El hecho es que empiezan aflorar datos que asustan y que dejan entrever la especulación más insolidaria en función del negocio como siempre de unos pocos. Muchos países de los llamados pobres, no van a tener vacunas para la mayoría de la población, y se apunta que sólo la van a tener para uno de cada diez de sus habitantes. De ser eso cierto, es evidente que esos países no solamente no saldrán de la crisis sino que ademas se empobrecerán mucho más. 


Queda claro que la cultura ultraliberal de la economía por parte de occidente, no entiende nada más que el enriquecimiento de unos pocos a costa de la vida de unos muchos.

Pero eso puede ser el comienzo de la muerte de esa cultura que tanto daño ha hecho y sigue haciendo, con la permisividad de las democracias liberales, que siempre han apoyado la ley del más fuerte, la oferta y la demanda en todo, y la especulación de algo que debe ser un servicio público como la sanidad. Como digo, de ser cierto esos datos si se confirman, dan a entender la cerrazón más absoluta ante la crisis pandémica que nos está azotando.

Es una auténtica cerrazón querer salir unos pocos de esta crisis aun teniendo la vacuna, no han entendido que es imposible, irracional aparte de insolidarios intentar salir solos de ella.

Como también lo es seguir pensando y haciendo lo mismo que antes del COVID-19. Sino somos capaces de entender ese antes y ese después de la crisis difícilmente saldremos de ella. No saldremos de ella mientra no entendamos que no podemos seguir seguir destruyendo el medio natural, que la riqueza del planeta o se cambia su modo de repartir, con una formula nueva en la que el compartir sea lo eficiente, razonable y lo justo, o las generaciones venideras se verán avocados a exigirla de forma tal vez violenta,  el hambre siempre ha sido uno de los motivos sociales más conflictivos. 


Esos datos de los que hablamos sobre las vacunas para luchar contra el COVID-19, lo que demuestra aparte de la insolidaridad, es el profundo cambio social que que la sociedad necesita, un cambio social desde la razón y razones que nos sobran. No me gustaría que volvieran los salvadores de patrias de uno u otro color, la libertad solidaria es la mejor de las razones para entender, que entre repartir y compartir hay una gran diferencia, que la nueva normalidad después de la crisis no puede ser con las mismas condiciones de precariedad de la mayoría, que la apuesta por lo público en lo mas importante, sanidad, educación es la base de una sociedad equilibrada y que no sólo no se debe hacer negocio con las mismas, además no se debería permitir por los poderes públicos.


Y por último algo de vital importancia como es la alimentación, el sector primario en general, elemento indispensable para poder generar la energía necesaria para toda la ciudadanía.

No debemos seguir permitiendo el abandono del campo, ese es un riesgo que deberíamos plantearnos muy seriamente, por parte de los gobiernos y de la sociedad en general. Hemos visto como poco a poco la alimentación se ha ido quedando en manos de unos pocos, son esas grandes compañías de distribución las que dicen qué, y qué no, tenemos que comer. Son los que ponen precio a los alimentos, es un negocio rentable para ellos, mientras que es muy ruinoso para los pequeños y medianos agricultores y para esa agricultura familiar que tanto bien hace y que no podemos perder.


La sociedad debería de ser muy consciente de lo que significa poner en manos de unos pocos la alimentación.

El abandono de la tierra y la incorporación a ella de los fondos buitres y la gran empresa, es uno de los mayores peligros que corre la salud de todos, a esos fondos no les preocupa la calidad, les preocupa la cantidad, como tampoco les preocupa la salud del planeta, da lo mismo recorrer miles de kilómetros con lo que supone en su conjunto de contaminación, contar de ganar dinero, no les preocupa pagar salarios de miseria contar de enriquecerse, pero además, no les preocupa la salud de los consumidores y por eso consumen toneladas de pesticidas contar de enriquecerse. Por todo eso es la ciudadanía la que tiene que exigir con valentía el consumo de los productos de cercanías, de residuos cero y cada vez más ecológicos, pero de verdad ecológicos, y que no nos engañen.


Todo eso y más necesitamos para la nueva normalidad, si los países ricos siguen haciendo la vista gorda a todos eso cambios, es muy probable que en poco tiempo la sociedad despierte y no con palabras sino con hechos que pueden ser más que graves terroríficos.

Adán Carrilero y Fernando Alemán.

¿QUIERES RECIBIR NUESTRAS NOTICIAS?

Procesando…
¡Lo lograste! Ya estás en la lista.

La magnitud de los fondos agrarios europeos para garantizar la actividad agropecuaria en Canarias

La consejera de Agricultura, Ganadería y Pesca, Alicia Vanoostende, ha explicado hoy, martes 20 de abril, en la Comisión de Asuntos Europeos y Acción Exterior del Parlamento, la importancia de los fondos agrarios europeos para compensar la lejanía e insularidad de Canarias como RUP y garantizar la continuidad de la actividad agropecuaria y el desarrollo rural de las islas. Vanoostende, puso de manifiesto […]

LO IMPORTANTE ES LA CALIDAD NUTRICIONAL, NO LA CANTIDAD DE LA PRODUCCIÓN

En esta crisis a los únicos que no afectan por mucho que se diga es a la gran distribución, no hay nada más que ver los precios en los lineales para ver y saber que que del campo al super, el precio de la mayoría e los productos se pueden multiplicar por cinco y a veces por más, con lo cual los únicos que pierden siempre son dos sectores, el que produce y el que consume.

El ministerio de Agricultura confirma a COAG que las propuestas de contratos de Azucarera incumplen la Ley de Cadena Alimentaria

El ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación ha confirmado a COAG que las propuestas de contratos presentadas por AB Azucarera a los remolacheros incumplen la Ley de mejora de la Cadena Alimentaria. Así lo ha traslado el MAPA en una carta remitida a esta organización, tras la consulta presentada por el sector remolachero de COAG ante la identificación de posibles cláusulas abusivas e ilegales en los contratos.