Publicado el

DE TODO UN POCO EN EL SECTOR PRIMARIO.

Ser región ultra periférica en un mercado tan competitivo como el europeo tan competitivo tiene su complefidad, más para el pequeño, mediano y la agricultura familiar que hacen del cultivo del tomate su medio de vida, o de municipios como La Aldea en Gran Canaria en lo que es su principal motor económico por ahora y mientras no se vaya cambiando por otros que implen en el, el mantenimiento de la población y el desarrollo sostenible del que tanto se habla en los despachos y del que tan poco se ve en la realidad cotidiana.

Que la producción de tomate se perdería en Canarias, viene ya desde el último tercio del siglo pasado, primero se perdió en la Isla de La Gomera, donde Fred OLsen tenía sus cultivos de tomate. La actividad empresarial de la familia Olsen en Canarias se remonta a 1904.En concreto fue la familia Olsen quien estableció en aquellos tiempos un pequeño núcleo agrícola en el sur de La Gomera. De esta manera, la familia creó una ruta marítima basada en la exportación hacia Europa de tomate y plátano de sus propios cultivos en la Lomada de Tecina y Playa de Santiago situados en el sur de la isla Colombina. También en la isla de La Gomera, la familia de los Rodriguez López de Tenerife se instalan allí hasta finales de los años sesenta, tal vez un poquito más, de hecho fue la isla que primero dejó la producción del mismo.

En Gran Canaria las zonas industriales, el crecimiemto turístico y las zonas urbanas del sureste y sur de la isla, así como los polígonos industriales que se fueron creando a partir del Barranco de Jinamar en dirección sur han ido dejando cada vez más la producción del tomate pragmáticamente en un solo municipio, el de La Aldea, por el norte de la isla también se dejó de plantar lo mismo que en la zona de Los Giles en el municipio de Las Palmas de Gran Canaria. En Tenerife más de lo mismo, el cemento le comió todo el terreno al tomate en la zona de costa, y también a otros cultivos como la papa.

De hecho todo se veía venir, por eso algunos empresarios se fueron, «unos a Almería, y de allí dieron el salto a Marruecos y otros desde Canarias directamente al reino alauita». y aquí solo se han quedado los que no tenían capacidad económica para hacer lo mismo.

Ahora con el brexit nuestro principal cliente el Reino Unido, y su convenio con el reino de alauita, es decir, con empresarios españoles y franceses, el tomate canario se ve en la calle y sin llavín gracias al patriotismo de algunos empresarios que dicen ser canarios, pero que como casi todo empresario es de allí de donde se gana el dinero, y tienen toda la razón, con una salvedad, que no les pueda extrañar cuando se diga que los trabajadores no tienen patria, que su patria es aquella que les da trabajo y los respeta como tales.

Todo esto lo hemos visto con esta crisis la deslocalización de la industria todo lo que nos ha costado, si seguimos deslocalizando la agricultura nos costará en algún momento que se pueda pasar hambre, pero hoy, ya nos cuesta el peligro de que los productos que nos comemos de fuera del país cargaditios de pesticidas, en algún momento, las generaciones venideras paguen esas consecuencias, las de ahora también, el tiempo nos dirá si tenemos razón. De ahí la importancia de la soberanía alimentaria para la ciudadanía, de los que se produce en nuestro país estamos casi seguro de la calidad y salubridad de los mismos.

Pero lo mismo que en la agricultura, también sucede en la mar, es muy gracioso cuando los políticos hablan de ayudar a la pesca refiriéndose a la acuicultura, como si de verdad esa fuera una de las artes de pesca, no quieren darle el nombre verdadero que se llama INDUSTRIA, y que como tal, reune otras condiciones nutricionales que no son precisamente las mejores para la ciudadanía por mucho que que nos lo quieran pintar así, tanto los gobiernos como los dueños de esas industrias, digamos que la acuicultura es lo mismo que la ganadería industrial, o las granjas de gallinas ponedoras enjauladas de por vida, o las de pollos de engorde, toda producción de animales sean peces o de tierra de forma intensiva tiene grandes inconvenientes para la salud, piensos determinados en su mayoría transgénicos, tratamientos con antibioticos, y en la acuicultura lo mismo.

Pero si en tierra la ganaderia industrial ya en ningún municipio la quiere por los inconvenientes para la salud y el medio ambiente supone, en la mar aunque no lo veamos, también supone lo mismo, y si se lo preguntamos a los pescadores artesanales, veremos que allí donde se ponen las jaulas de peces los fondos marinos se convierten en auténticos desiertos, en algunos de los caso precisamente donde existían sebadales ricos en el desove de los peces que se convierten en guarderías de alevines para su crecimiento, y que tan necesarios son para nuestra alimentación y como medio de vida para los pescadores artesanales, asi que desde los despachos no pongamos nombres distintos a los que de verdad son, y que cundo se dan las ayudas a la industria de la acuicultura no se diga desde las instituciones que son para la pesca, las pesca por respeto a un oficio milenario es otra cosa bien distinta, y eso solo lo hacen los artesanales

Publicado el

QUE AL SECTOR PRIMARIO NO LE SUCEDA LO MISMO QUE AL INDUSTRIAL CON LA DESLOCALIZACIÓN.

Con la crisis del COVID-19 hemos descubierto algo imprescindible para cualquier país la deslocalización industrial buscando la mayor rentabilidad nos ha demostrado y nos está demostrando que en todo desde una simple mascarilla quirúrgica hasta un respirador imprescindible para la vida de muchos españoles dado el alto nivel de contagio, todo absolutamente todo dependía de China, pero además, de ese país dependemos en casi todo, desde un medicamento a una pieza para coches, o para el arreglo de un televisor, eso es así aunque no nos guste, puro y simplemente por el trasvase de la industria europea al sudeste asiático para según los consejos de administración de las grandes multinacionales europeas y estadounidenses, hablaban en su lenguaje de ahorrar costos o ganar más dinero que es lo que de verdad querían decir.

Los sabios consejos de administración no pensaron en los trabajadores que podía excluir de la industria, ni en la tremenda contaminación que tráfico portuario dejaba, eso que se llama la huella de carbono, y el coste adicional ante la contaminación y el cambio climático, y menos aún en lo que significaría una posible tragedia como una pandemia o algo por el estilo la dependencia en todo de una determinada zona.

Hablaban con ese concepto de la globalización, o lo que es igual de una globalizacón desigual, ya que el beneficio económico siempre iba a parar a manos de unos pocos, y la tragedia llegó y la tenemos encima, a las multinacionales les preocupa poco, tan poco que siguen pensando lo mismo de como ganar más.

Europa tiene que plantearse en su gran mayoría que no se debe ni se puede depender ante las necesidades,que todo venga del exterior, desde como decimos una simple pieza de un ordenador o de algo más importante como puede ser un medicamento o vacuna. Y los gobiernos y parlamentos nacionales, así como como la Comisión Europea y el Parlamento Europeo están tardando en dar soluciones al problema de la deslocalización de la industria de todo tipo desde la tecnológica hasta la farmacéutica, para que no vuelva a ocurrir el grave problema que hemos tenido los ciudadanos para el abastecimiento de productos muy necesarios como una simple mascarilla.

Pero ahí no queda la cosa, Europa en general y España en particular tiene el mismo grave problema que venimos comentando en el sector primario, el gran empresariado español, francés y holandés del sector primario, están haciendo lo mismo con la agricultura, eso evidente mente es mucho más grave que el hacerlo con la industria, y es que un coche o un televisor no se puede comer y por consiguiente se puede prescindir de el, pero ¿ cómo puede prescindir de la alimentación?

Por ahora lo que si sabemos con seguridad que sino te alimentas te mueres, es es lo seguro, por consiguiente ningún estado ni conjunto de estados se puede permitir el lujo de perder la soberanía alimentaria. Pero se está perdiendo, cada vez que un agricultor decide cerrar su finca en España, se pierde un poco más de soberanía alimentaria en nuestro país, pero en Europa también.

Cada vez que llega un barco a un puerto español o europeo cargado de frutas o verduras de países terceros, primero, estamos envenenado a la ciudadanía con toda seguridad ya que las inspecciones fitosanitarias en puertos y aeropuertos son casi nulas, por no decir del todo, a los hechos hay que remitirse. Segundo, estamos permitiendo una competencia desleal con el productor local por costos de producción pero también como decimos por legislación fitosanitaria, salvo en Europa, no existe en otro continente un control sobre pesticidas tan riguroso, con lo que eso significa en la seguridad alimentaria que aportan nuestros productos. tercero, esos acuerdos con terceros en el tema agrícola, hacen posible y los hechos así lo demuestran la ruina del sector, o lo que es igual que algo como la alimentación pueda quedar en manos de unos pocos, ya sean fondos buitres, bancos o grandes empresas que precisamente están haciendo lo mismo que ha pasado con la deslocalización industrial en el continente, pero en la alimentación no nos lo podemos permitir, es un sector tan estratégico que es imprescindible para la vida de los ciudadanos.

A los que la globalización les ha interesado mucho no ha sido a los agricultores del planeta, han sido los grandes grupos y corporaciones los que les gusta hablar de la globalización, pero en este caso si le preguntamos a un pequeño agricultor chileno, argentino, brasileño o de cualquier país de un continente, no dirá y así lo dicen que ellos siguen igual de pobres, o tal vez,más pobres que antes ya que el negocio siempre es para las multinacionales.

Es la hora de que los partidos entiendan que con la alimentación no se juega, que no se pueden hacer convenios con terceros donde entre el sector primario como beneficio para unos pocos, aunque en el papel se diga cuanto de beneficio tiene el país de origen, que un producto no puede estar mes y medio entre su recolección y su llegada al mercado o más para llegar al consumidor europeo, ya que en todo caso primero no reúne las condiciones nutricionales y segundo que la huella de carbono dejada es contraproducente ante el cambio climático, todo eso añadido a lo anteriormente expuesto de perder la soberanía y seguridad alimentaria. Y queda demostrado que en la cercanía está la calidad nutricional.

Y por último es asombroso que las grandes organizaciones agrarias sigan estando más pendiente de las ayudas de la PAC que de los verdaderos problemas que tiene el sector, desde el olivar al cítrico, al de frutales, o al de verduras y hortalizas, es por eso que el pequeño y mediano agricultor cada vez se aleja más de esas organizaciones y se hacen fuerte en otras pequeñas asociaciones que han sido en las manifestaciones de este año las que han llevado la voz cantante, que pronto seguirán haciéndolo sino son escuchados por Europa y por la clase política autonómica y estatal para darle soluciones a sus problemas con agilidad, ya que a estas alturas las promesas servirán de poco.

¿QUIERES RECIBIR NUESTRAS NOTICIAS?

Procesando…
¡Lo lograste! Ya estás en la lista.

TODOS TENEMOS QUE MEJORAR MUCHO, PERO LOS QUE GOBIERNAN MUCHO MÁS.

O somos conscientes de lo que tenemos encima, una terrorífica pandemia, o nuestra inconsciencia nos puede jugar una mala pasada a todos, los que lo han sido y los que no, los. Los datos que hoy se aportan son como mínimo muy preocupantes, por un lado el crecimiento de los brotes por no guardar las […]

AUPA: casi la mitad de los autónomos afirma haber perdido entre el 60 y 90% de sus ventas

La asociación Autónomos Unidos para Actuar advierte que “no puede haber escalada de impuestos o no habrá recuperación” Un 45% de los autónomos afirma haber perdido entre el 60 y el 90% de sus ventas del mes de junio respecto al mismo mes del año anterior, mientras que sólo un 8% asegura haber incrementado su […]

REUNIÓN DE ASOCIACIONES INDEPENDIENTES EN TARANCÓN PARA ESTUDIAR REIVINDICACIONES Y PLANEAR ACCIONES CONJUNTAS

FNAI (Federación Nacional de Asociaciones Independientes) formada por asociaciones independientes del Sector Primario, de transportistas y de autónomos, ha participado en la reunión de asociaciones independientes pertenecientes al sector de la Agricultura, la Ganadería, el Desarrollo Rural, Autónomos y el Transporte de todo el territorio nacional